El 8 de abril de 2016, la Unión Europea (UE) adoptó un nuevo reglamento denominado “reglamento general de protección de datos”, que se conoce simplemente como el “RGPD”. Sustituye a la directiva sobre protección de datos 95/45/CE y es aplicable a todos los países miembros de la UE sin que sea necesaria una normativa nacional.

Creada en 1995, la directiva sobre protección de datos fue un gran paso adelante para proteger la información personal de los ciudadanos de la UE. No obstante, debido a que no estaba estandarizada en todos los Estados miembros, sus incoherencias creaban dificultades para empresas que trabajan en varios países. La RGPD aborda estas carencias al estandarizar la protección de datos, independientemente del lugar.
El nuevo reglamento general de protección de datos (RGPD), que entrará en vigor en mayo de 2018, ha causado gran confusión en la industria de la videovigilancia y grabación de vehículos.

Algunos clientes, poco seguros de la nueva legislación sobre la protección de datos, han empezado ha especificar que sus vehículos lleven cámaras que no identifiquen a miembros del público porque están preocupados de que esto suponga una vulneración de la intimidad de las personas. A esto se ha sumado el hecho de que un pequeño grupo de fabricantes de sistemas de videovigilancia para vehículos hayan indicado falsamente que sus productos “cumplen con la RGPD”. También la información en los medios de comunicación ha sido como mucho generalizada.